PEDAGOGÍA

pedag

Desde un punto de vista integral de entender al niño y al ser humano, el proyecto de educación al aire libre cuenta con tres ejes pedagógicos principales:

A) CONFIANZA: 

La pedagogía de la confianza se basa en la capacidad innata de la niña o niño para su crecimiento (au- topoiesis, sabiduría biológica, capa- cidad creativa, etc.). En la base de este proceso de aprendizaje estruc- turado en torno a la curiosidad in- nata, estan las relaciones y víncu- los de confianza. Un apego seguro ofrece al niño la seguridad y auto- confianza necesarias para explorar y conocer su entorno, así como para crecer como ser humano.

Creemos que los vínculos de con- fianza son el mejor punto de partida para un crecimiento sano. Como comple- mento a esto, habría que asegurar el respeto a los ritmos individua- les/naturales del niño, el respeto a su autonomía y el desarrollo de las potencialidades individuales.

La autoconfianza del niño se com- pleta con otros dos pilares básicos: el juego libre y la interacción al aire libre.

 

B) AMOR, RESPETO Y RECONOCIMIENTO

El amor y el reconocimiento de las personas adultas son elemen- tos imprescindibles para conseguir la autoconfianza del niño. Para po- tenciar su curiosidad por la vida ne- cesita del amor, del respeto y de la aprobación de los adultos. Sin amor, el crecimiento y el desarrollo de la niña o niño se convertirán en una búsqueda incesante de esa ne- cesidad primaria no satisfecha.

El amor, el respeto y el reconoci- miento de las personas adultas le ayudarán a construir una au- to-imagen positiva, y en conse- cuencia, serán claves para una buena autoestima y una vida ple- na. En ese sentido, el factor más efi- caz para el éxito es tener confianza en las capacidades y potencialida- des propias.

 

C) VISIÓN SISTÉMICA: 

Las niñas y niños son por naturaleza seres sociales, y como tal, necesitan sentirse parte de una comunidad y ser aceptados por ésta. Desarro- llan su personalidad e identidad en vinculación con la pertenencia a un grupo. Un “yo” sólido y libre no se construye en soledad, sino en famila, entre amigos y en el me- dio escolar. Esta vital necesidad de reconocimiento subraya la impor- tancia del espíritu de grupo. Más concretamente, cuidar el espíritu.

 

LAS VENTAJAS DE CRECER Y DESARROLLARSE EN LA NATURALEZA

Un resultado importante de esta propuesta educativa es la de ser una vía de conciliación entre el medio natural y el medio urbano. Además, desde un punto de vista pedagógico, las escuelas al aire li- bre ofrecen una serie de ventajas innegables.

Los espacios abiertos ofrecen la posibilidad de expresarse y ex- pandirse tanto física como emo- cionalmente. La interacción con la naturaleza facilita infi- nidad de formas de expresión; permite formas de autoregula- ción interna (liberarse de un en- fado por medio de una carrera, o de unos gritos) y sienta las bases para conseguir una mayor ma- durez emocional y afectiva.

Crecer en la naturaleza permite tener experiencias sensoriales ricas y satisfactorias, y aprender

a través de los sentidos, siendo ambos aspectos imprescindi- bles para trabajar el pensamien- to lógico. A través de los senti- dos se consigue una exploración tanto interna como externa; los niños y niñas conectan con sus emociones internas y a través de la exploración y manipulación de los múltiples elementos que les ofrece la naturaleza toman conciencia de esas conexiones.

La información que se recibe de la naturaleza es coherente y con- sistente. Por lo tanto, es una in- formación clara y transparente. Al mismo tiempo es rica y abun- dante, llena de matices (tenien- do en cuenta aspectos botáni- cos, climatológicos, biológicos, etc.); de tal modo que, desde la seguridad y certeza de lo coti- diano el crecimiento al aire libre permite a niñas y niños conocerel cambio y la variedad (vivir los Los espacios abiertos ofrecen cambios de estación, sentir los cambios de tiempo, conocer la gran variedad de especies, reco- nocer los diferentes procesos de maduración, etc.).

Los espacios abiertos estimu- lan la motricidad. La naturale- za ofrece incesantes desafíos; las niñas y niños se miden con una naturaleza que les impo- ne límites claros; a través de los límites, la naturaleza también se convierte en una herramienta para asumir reglas y pautas de comportamiento.

gran libertad de movimien- to lo que influye directamente en el modo de interacción en- tre las niñas y niños (los miem- bros del grupo). Las formas de expresión abiertas promueven relaciones más sanas; facilitan la construcción de relaciones ba- sadas en el respeto, la colabo- ración y el cuidado mutuo.

Se aprende a querer la naturale- za de forma natural; se comien- za a construir una conciencia de respeto hacia la naturaleza.

 

captura-de-pantalla-2017-02-06-14-33-59