¿QUÉ ES BOSQUE ESCUELA?

La llamada escuela bosque es un proyecto de educación que trans- ciende el paradigma convencional de la escuela como “aula”. Se trata de una propuesta de educación in- fantil sin aula, basado en el modelo de “educación al aire libre”, dirigido a niñas y niños de edades comprendi- das entre los 3 y 6 años.

La propuesta pedagógica del mo- delo de educación al aire libre que nació en el norte de Europa, no con- siste en introducir la naturaleza en la escuela (huertas escolares, multipli- car las representaciones de la natu- raleza en cuentos, juegos, materia- les, etc.); ni tampoco en una mayor apertura de la escuela a su entorno (excursiones al monte, a la playa, a los parques naturales, etc.). El obje- tivo de este modelo educativo tam- poco consiste en enseñar a respetar y a querer la naturaleza, aunque jus- tamente éste sea uno de los resulta- dos de esta propuesta pedagógica. Un contacto intenso con la natu- raleza y su experimentación diaria

son suficientes para aprender a respetar y a querer la naturaleza. Este logro brota sin necesidad de una programación educativa espe- cial. Al niño no hay que enseñarle a respetar la naturaleza porque gra- cias al contacto diario, ese respeto nace de forma espontánea.

¿ENTONCES QUÉ ES UNA BOSQUE ESCUELA?

-Una propuesta educativa donde la naturaleza y los espacios natu- rales son la escuela.

-Un proyecto educativo que hace de la naturaleza el principal re- curso pedagógico en el proceso de aprendizaje.

-Un modelo de educación que im- pulsa el desarrollo integral de las niñas y de los niños por medio de la interacción entre éstos y la naturaleza.

¿POR QUÉ AQUÍ Y POR QUÉ AHORA?

¿Qué clase de mundo vamos a de- jar a nuestras hijas e hijos? ¿Qué clase de hijos vamos a dejar a este mundo? Ambas son preguntas fun- damentales. Con estas preocupa- ciones de fondo, se plantea la ne- cesidad de un nuevo modelo de convivencia, algo así como un nue- vo contrato social con la naturale- za, con nuestros semejantes y cada persona consigo misma.

Es evidente que para avanzar hacia ese nuevo contrato de convivencia necesitamos propuestas pedagó- gicas. En concreto, apostamos por una propuesta que tome en serio a la persona, a la comunidad y a la naturaleza. En ese sentido, se trata de un proyecto que se funda sobre estos tres pilares. En esta era de excepción, necesitamos víncu- los constructivos y creativos de re- lación con la naturaleza, con la co- munidad y cada persona consigo misma.

Lo que decimos no tiene nada de novedoso. A nivel teórico es muy conocido, sin embargo, no lo es tanto a nivel vivencial y experi- mental. Por ese motivo se busca dar un salto: consideramos que es el momento para llevar a la prácti- ca aquello que a nivel pedagógico esta más que leído, discutido y di- gerido. Creemos que ha llegado la hora de que las niñas y niños de nuestro entorno cercano ten- gan la oportunidad de crecer y educarse de un modo más libre e integral.

Nuestro objetivo pedagógico prin- cipal es integrar la idea de autorrea- lización de las personas dentro de un esquema de convivencia armo- nioso y eficaz. De este modo, nues- tro horizonte de referencia anhela niños libres, felices, competentes y comprometidos.

Cada vez tenemos más clara la ne- cesidad de una educación distinta. Percibimos un sentimiento de in- satisfacción creciente tanto entre educadores como entre padres y madres de familia. Al mismo tiem- po, consideramos que hemos al- canzado un nivel de madurez sufi- ciente para el dar salto mencionado previamente; y por supuesto, tam- bién contamos con una pequeña dosis de valentía.

El hecho de vivir en una ciudad no tiene porqué significar renunciar al entorno natural. Nuestra trama urbana rodeada de mar, montes y bosques, nos brinda la oportunidad de conciliar la ciudad con su medio natural circundante. En un entorno

urbano como el nuestro esa inte- gración nos parece viable, y por eso motivo la queremos impulsar. Por otro lado, ese vínculo nos pone en el sendero adecuado para recupe- rar las conexiones que hemos ido perdiendo con la naturaleza duran- te las últimas décadas.

Más aún, queremos colocar los recursos naturales que nos ofre- ce nuestro medio en el centro del proceso educativo. Digamos que nuestra reivindicación es pre- cisamente la de poner frente a frente, desde el respeto y al mis- mo nivel, el medio urbano, los montes y bosques circundantes.